lunes, 21 de septiembre de 2020

Vilaseca, reflexiones sobre una pérdida anunciada

La desaparición del viejo edificio Vilaseca y la construcción de la mega torre Vilaseca son dos acciones que ejemplifican decisiones políticas sobre cómo una ciudad se ve a sí misma, a su pasado y cómo se proyecta a futuro.

Hace menos de una semana, comenzó a circular en las redes sociales de los vecinos de Reconquista un video que documentaba la demolición total de la fachada del antiguo almacén de ramos generales construido por la familia Vilaseca en la esquina de Obligado y Alvear. Y es que después de tantas idas y vueltas, comienza concretamente el acondicionamiento del espacio para la construcción de la mega torre de veinticinco pisos que tendrá lugar en dicha esquina. 

Las sensaciones de nostalgia, tristeza y enojo de los vecinos al ver caer las gruesas paredes del almacén no nacen solamente del hecho de que desde 1898 forman parte del paisaje urbano reconquistense, sino también porque el mismo edificio fue sede de la Escuela Superior de Comercio (1946) y, posteriormente, del pub Vilaseca como espacio recreativo y como espacio de expresión artística para músicos locales, nacionales e internacionales, artesanos, escuelas de danza, etc. 

Por otro lado, las expectativas puestas en lo que será la primera torre de esa envergadura en el norte santafesino se proyecta ahora como “lo que vendrá”, como parte del progreso arquitectónico de una ciudad que a lo largo de la historia se fue constituyendo como uno de los principales núcleos urbanos, industriales y educativos entre la capital santafesina y Resistencia, Chaco. Después de todo, ¿qué impide que esta torre no sea el puntapié para futuros proyectos inmobiliarios de este tipo? 

La cuestión es: ¿pueden convivir el patrimonio arquitectónico de una ciudad y el progreso representado en las torres de última generación?

La respuesta es sencilla y nos la da el arquitecto Alberto Petrina, director nacional de Patrimonio y Museo (2009 – 2014), en una entrevista publicada por el diario La Gaceta, el 13 de mayo de 2018: “El secreto es muy simple: hay lugar para el respeto a los centros históricos, como también hay lugar para las torres de última generación: sólo que ese lugar no puede ni debe ser el mismo”.

Es justamente aquí donde el Estado juega un rol fundamental, por ser el encargado de resolver a nivel comunal, municipal, provincial o nacional las cuestiones relacionadas con la protección del patrimonio y la planificación urbana. Es también una responsabilidad de la comunidad exigirles a sus gobernantes la protección de los espacios de valor histórico y de los espacios verdes que le dan identidad. Por ende, no se trata solamente de “patrimonio” como algo abstracto y lejano, sino como los espacios donde la comunidad ve reflejada su historia, su memoria y su identidad y que también tiene que ver con lo cotidiano.

El recientemente desaparecido edificio Vilaseca hacía de la esquina de Alvear y Obligado una esquina diferente de la ciudad. A su valor histórico, por todos los hechos que tuvieron lugar en ese espacio y lo que significó para la comunidad, se le suma el valor arquitectónico de ser un edificio con características únicas en todo el plano urbano, por ser la primera casa de ramos generales de fines del siglo XIX y la única que conservaba su fachada prácticamente como la vieron los reconquistenses de 1900. 

“(...) hay lugar para el respeto a los centros históricos, como también hay lugar para las torres de última generación: sólo que ese lugar no puede ni debe ser el mismo”

Lo más significativo es que en este caso fue el gobierno local, por medio de su consejo municipal, quien facilitó todas las posibilidades para la demolición de un edificio patrimonial (aun cuando no fuera declarado como tal por el municipio) votando una excepción al Plan de Ordenamiento Urbano pasando por alto las recomendaciones del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Santa Fe y la opinión de los vecinos. 

La desaparición del viejo edificio Vilaseca y la construcción de la mega torre Vilaseca son dos acciones que ejemplifican decisiones políticas sobre cómo una ciudad se ve a sí misma, a su pasado y cómo se proyecta a futuro. ¿Qué lugar ocupa nuestro patrimonio en ese futuro?

Entendemos que las ciudades son organismos vivos cuya dinámica requiere el avance de lo nuevo sobre lo ya existente, sólo que hay espacios de identidad que no pueden librarse a la suerte, al capricho del capital inmobiliario o la desidia política. Se trata de espacios que no se recuperan una vez que se pierden y permanece en la memoria de los reconquistenses el claro ejemplo sucedido con la casona “Villa Margarita”. 

En palabras de Petrina: “En todo caso, uno de nuestros mayores desafíos radica en permanecer alertas respecto de las percepciones de nuestra sociedad sobre su propia historia. La defensa del patrimonio quizá sea una pasión para los especialistas, pero de ningún modo es su prerrogativa: es, por el contrario, la obligación colectiva de toda sociedad que se pretenda civilizada.”

Que estas palabras nos permitan reflexionar si están nuestras instituciones políticas alertas de las percepciones de nuestra sociedad sobre su propia historia, qué significan estos espacios y qué importancia tienen para los vecinos de Reconquista y hacernos una pregunta, por incómoda que resulte: ¿representa este hecho histórico el grado de civilización de nuestra sociedad?

 

Por: Pablo Pereyra

Compartir en

La importancia de la ejemplaridad de los actos

"Me referiré a los actos de gobierno, y de los funcionarios, los cuales lógicamente deben ser ejemplares a los fines de mantener una autoridad moral como representantes del pueblo"

Decretos de Necesidad y Urgencia ¿Necesidad y urgencia?

"Una democracia en la que un Presidente abuse de los mismos, está más cerca de ser lo que Rousseau denominaba 'Dictadura Legal', que a una Democracia real".

La tecnología y los medios probatorios

"Todo lo que escribimos en mensajes o redes sociales puede tener efectos legales. Es fundamental saber diferenciar lo público de lo privado, lo necesario y lo superfluo y sobre todo procurar siempre cumplir con las disposiciones legales"